Sola me gusto

VULVA ¿CÓMO HACER SEXO ORAL?

TIPS PARA HACER UN BUEN CUNNILINGUS

El famoso cunnilingus, o lo que es lo mismo, realizar sexo oral a una vulva, es una de las prácticas sexuales más placenteras a la hora de compartir tu sexualidad con otras personas.


Sin embargo, en el sistema patriarcal, existe un gran estigma hacia las vulvas y su maravillosa diversidad, lo que hace que, muchas veces, las personas se niegan a realizar un cunnilingus, ya sea por desinformación, miedo a "no saber hacerlo" o en muchas ocasiones, por puro egoísmo en relaciones sexuales sin reciprocidad.


Para que dejemos de usar el porno como única (y muchas veces desacertada) referencia, hemos creado esta guía super práctica, basada en vuestras respuestas a nuestros stories sobre sexo oral.

Para que nunca más exista una excusa para no realizar un exitoso cunnilingus. ¡A gozar!


1. Consentimiento y protección.


¡Muy importante! Antes de realizar cualquier tipo de práctica sexual con cualquier persona, debe existir consentimiento previo por ambas partes.


En el caso de que vayas a realizar un cunnilingus u otra práctica sexual, y tú o la/s otra/s persona/s se relacionen sexualmente con otros vínculos, es necesario usar protección.


Aunque hay mucha desinformación sobre ello, existen barreras bucales para que durante el cunnilingus no haya contacto directo boca-vulva. Puedes preguntar por ellas en farmacias y sex-shops.


Las infecciones de transmisión sexual (ITS) son reales, y no merece la pena tener 20 minutos de placer para pasar semanas, o incluso meses, de agonía y sufrimiento. ¡Ojo! Mencionar las ITS no es para que tengamos miedo. Hablar de las posibles infecciones es también educarnos en la sexualidad, y debemos ser conscientes de los pros y los contras de nuestras decisiones.


2. Despacito... disfruta del proceso.


Comienza creando expectativas y sensaciones ricas por todo el cuerpo. Recuerda que la piel es el órgano más grande del cuerpo, y puede producir sensaciones y cosquilleos que nos despiertan poco a poco. Baja lentamente por el tronco y luego por el abdomen, mientras besas y acaricias su cuerpo. Cuando llegues al monte de venus, puedes masajearlo con la lengua o con tus manos, para que el deseo siga incrementando.

Cuando llegues a la vulva, si la persona no está lo suficiente lubricada, hay varias opciones:


- Quizás el juego previo debe seguir un ratito más. Pregunta ;)


- Puedes usar un lubricante a base de agua, de sabores o con temperaturas, si así se decide.


- Si no, con saliva de tu boca puedes ayudarte para crear ese ambiente húmedo que tanto nos gusta.


3. ¡Dale a esa lengua!


La boca tiene la capacidad de generar intensas sensaciones, texturas y movimientos que resultan inigualables. Por eso, usar la lengua es muy importante para estimular el cuerpo entero y claramente para el sexo oral. Truquitos:


- Pon la lengua plana (¡no dura!) y muévela arriba y abajo.


- Juega y diviértete con los ritmos, más rápidos o más lentos, que puedes producir con tu lengua y boca.


- Sin abusar, a veces puedes poner la lengua más rígida para proveer estimulación más firme y directa.

- Haz círculos con la lengua y varía las vueltas. Un ratito para un lado, luego para el otro...


- Lo importante es no aburrir con un movimiento demasiado repetitivo... adiós rutina, ¡bienvenidos, movimientos sorpresa!


- Solo al final, cuando la persona te dice que va a terminar, no cambies de movimiento, sólo dale intensidad y ritmo.


4. Juega con los labios vaginales.


¡No nos olvidemos de los labios vaginales! Están ahí para besarlos y acariciarlos también.

Son muy sensibles, así que hay que tratarlos con cuidado y delicadeza a menos que la persona con vulva  te dé el visto bueno para incrementar la presión. Truquitos:


-Usa tus labios para succionarlos (¡sin pasarte!), alternándolo con los movimientos de la lengua.


-Chúpalos, y pasa la lengua a la vez que los acaricias con las yemas de los dedos.

¡Demos apasionados besos a los labios vaginales!


5. ¡Hola, clítoris!


¡A esa cabecita hay que darle cariño! Ya sea con los dedos, succionando con cuidado o  jugando con la lengua. Recuerda que en el clítoris se encuentran las mayores terminaciones nerviosas súper placenteras, así que está bien alternar un poco la práctica.

No des placer monótono todo el tiempo en el clítoris para no sobre-estimularlo, pero que no se te olvide que ese bombón necesita atención ;) Truquitos:


-Presiona suavemente el clítoris con tu lengua o tus labios (¡cuidado con los dientes!) mientras tus dedos entran y salen de la vagina.


-Mueve tu lengua de arriba para abajo sobre el clítoris.


- Pon tu pulgar encima del clítoris y da círculos mientras acaricias con tu boca los labios vaginales.


-También puedes dejar que la persona con vulva se toque el clítoris mientras tú sigues jugando con tu boca y tus manos en el resto de su vulva y en su vagina.


6. Benditos dedos.


Mientras estás dándolo todo con la lengua, no olvides usar tus dedos, esta combinación es

una buena forma de dar gran placer. Antes de nada, pregunta a la persona con vulva si quiere que le metas los dedos, ya que hay personas que prefieren solo estimulación exterior. Truquitos:


- Mete y saca tus dedos y juega con la velocidad. No uses de referencia la velocidad que usan en el porno, ya que suele sobrepasar el nivel de intensidad que produce placer, y puedes acabar agotando la zona o creando roces o heridas interiores.


- Con los dedos ya dentro del canal vaginal, con el índice y el corazón estirados, puedes hacer el movimiento “ven aquí”, hacia la cara frontal de la vagina, para tocar el punto G.

Es una zona rugosa que produce gran placer, y estimulándola, la persona con vulva puede experimentar el conocido squirt o eyaculación femenina.


7. Juguetes sexuales.


Si quieres llevar la práctica a otro nivel… ¡usa diferentes juguetes sexuales!


Los vibradores son buenos para ir jugando y alternando lengua + dedos + vibración. ¡Qué rico!


Usa tu imaginación con diferentes posiciones y posturas para incrementar el placer.


Los juguetes nos dan infinitas posibilidades para jugar con ellos, ¡así que usemos sus grandes ventajas!


- Puedes jugar con los modos y las velocidades del vibrador.

- Incluso puedes usar juguetes que se calientan y suben la temperatura de la experiencia.

- Combina dedos, vibrador, dildo, lengua, caricias, saliva, esposas, lubricante, arneses, plugs anales...


¡Las posibilidades son infinitas y la imaginación no tiene límites!


Todos estos trucos para hacer un cunnilingus pueden variar dependiendo de los gustos de cada persona.


Para hacerlo, no existe una fórmula secreta, ya que hay tantas maneras diferentes de estimular la vulva, como vulvas hay en el mundo. Por ello… la comunicación es el truco más importante.

Es clave para el disfrute de ambas partes.


Esperamos que ya no existan más escusas para no dar sexo oral a una vulva.


Comparte esta guía para crear una gran red de educación sexual y juntas hacer el cambio.


¡Qué vivan los cunnilingus!