Gracious Hot Mess

Una relación saludable con tu carrera

Escribir esta columna afloró muchos nervios en mí, ya que no solo es mi primera columna para Papaya Tropical®...

Escribir esta columna afloró muchos nervios en mí ya que, no solo es mi primera columna para Papaya Tropical®,  sino que además es un escrito me ha tocado personalmente. Recientemente, comencé a pensar en el trabajo y carrera como una relación afectiva. Al igual que cualquier otra relación, es muy importante que seamos agradecidos y no tomar las cosas por sentado. El haber llegado hasta donde estamos nos ha conllevado trabajo arduo y las experiencias que hemos tenido no pueden ser tomadas como si nada. Sin embargo, debemos reconocer cuando necesitamos mejorar y movernos al siguiente reto. Al igual que las relaciones pueden llegar a arruinarse por la comodidad, nosotros no podemos dejar que esta se apodere de nuestras vidas laborales.

Debemos continuar imponiéndonos metas, aprendiendo y luchando por las cosas que queremos. Nuestra carrera debe ser como esa pareja que nos reta a mejorar y que saca lo mejor de nosotros. No digo que vamos a estar en constante crecimiento o que todo es color de rosa, pero es importante que continuemos creciendo y desafiando la persona que somos. Al igual que en las relaciones de pareja, está en ti reconocer tu valor primeramente antes de que otro lo haga. Tienes que ser siempre tu mejor postor. Nadie reconoce el talento y valor de otro hasta que su luz interna resplandece.

No me refiero a que dejes tu trabajo o carrera si es algo que no te satisface. Sin embargo, el peor enemigo del éxito no es el fracaso, sino la comodidad. Todos tenemos que poner comida sobre la mesa, pero está en ti decidir cómo y con qué lo sirves. Así que te invito a pensar y a envolverte en tu desarrollo porque el día de hoy sabemos pero mañana no. Rodéate del tipo de persona que deseas ser. Pregúntale a personas exitosas cómo lo han logrado aún viniendo de familias humildes y/o con pocos recursos. Verás que muchos tienen en común las siguientes: sacrificio, dedicación, trabajo arduo y crecieron ante la adversidad.

Toma clases por el lado, comienza de una manera u otra a envolverte con las metas que quieres alcanzar; hacer cosas que son liberadoras, alzan el espíritu y te preparan para ser la mejor versión de ti misma. Tal vez lo que deseas no está aún a la vista, pero algo mejor vendrá. Como digo, es mejor fracaso con algo aprendido, que quedarse pensando: “¿qué hubiera sido?”