Gracious Hot Mess

Los panitas y el perreo se fueron al campo un día

"y pudo más el perreo, que el cariño de amigo que le tenía".

Karina y Verónica son puertorriqueñas viviendo en NY.

Karina tiene un “panita” llamado John que conoció hace 5 meses porque él es roommate del novio de una amiga (así comienzan muchas historias en la ciudad).

Todo empezó jangueando random de vez en cuando. Sin embargo, últimamente estaban hablando más a menudo; y la última vez que fueron de “drinks”, él comenzó a coquetearle.

Al día siguiente, ella le texteó a su amiga Verónica para ir a comer mejicano porque tenía bajón de tortillas con guacamole y margaritas.

Verónica: “Nena, ¿y qué hiciste anoche? No te vi en el cumpleaños de David” (David es un compañero de trabajo de ambas).

Karina: “Fui de drinks con John”

Verónica: “¿Otra vez? Pero, ¿no estabas con él los otros días también? Mira que me pongo celosa” mientras se ríe. “Oye, ¿y hay algo ahí? Porque a eso me huele”.

Karina: “O sea, el tipo se hace el más amigo mío y se porta bien “cute” pero no sé. Estoy pensando en darle un “break” porque es bueno, pero me da miedo perder la amistad si no funciona. De momento, me sale peor que el desgraciado que era truco mío”.

Verónica: “Bueno, pero ¿tú crees que eso vaya a pasar?”

Karina: “Yo pensaba que era panita solamente pero ayer me estuvo tirando con to’; y que yo sepa, él no está saliendo con nadie más”.

Verónica: “Bah, ese “panita” no es tan panita na’. Lo que está es velando la “güira”.

Karina: “¿Amistad o perreo? Ahí está la pregunta”. mientras se ríe

Verónica: “Mira que la amistad y el perreo se fueron para el campo un día y pudo más el perreo, que el cariño de amigo que le tenía ”.