Diario

El Apagón

Se fue la luz y ambos captamos el mensaje

Luego de 3 meses desde aquella primera vez que intercambiamos miradas, y a solo una semana de conocernos oficialmente, pasó lo que durante todo ese tiempo estuve fantaseando.


Era “viernes social” pero ya había decidido quedarme descansando en mi apartamento, pues al día siguiente me esperaba un largo sábado de trabajo.

A eso de las 7 PM recibí su llamada y al parecer a él también le gustó la idea de pasar tiempo in doors esa noche. Preguntó si podía hacerme compañía con la oferta más tentadora que podía presentar: botellas de vino y él. Yo, ariana al fin, olvidé mi plan responsable y estructurado de descanso, y acepté su propuesta espontánea.


Una hora más tarde llegó con dos botellas de tinto, como prometido. ¡Qué imagen más apetitosa!


Subimos al apartamento, descorchamos y dimos inicio al juego de palabras, miradas, risas y coquetería. Mientras bebíamos y fumábamos compartimos anécdotas, filosofías y chistes. La noche tenía todos los ingredientes perfectos para que la cosa fuera a más, pero algo nos aguantaba. Tal vez era timidez de su parte o resistencia de la mía a iniciar otra relación con solo dos semanas de terminar la anterior. No lo sé, pero lo que sí me quedó claro es que la vida y toda la fuerza del universo quería que esto pasara, pues justo cuando el deseo estaba en su pico, se fue la luz. Un apagón, y para aquel entonces no eran tan comunes como ahora después de María, así que ambos captamos el mensaje y decidimos no esperar más.


1, 2, 3 segundos pasaron en completa oscuridad. Los segundos más largos de mi vida. Segundos a la expectativa, hasta que por fin sentí su mano en mi mejilla y su respiración acercándose a mi boca. Ese beso, el primero de muchos, se conectó con mi boca desde el primer roce. Esos labios suaves y carnosos, que besaban los míos despacio, pero con una electricidad llena de deseo por dentro. Las ganas eran mutuas y cada acción que tomábamos iba derrumbando toda timidez o resistencia, y abriendo camino al todo. Él besaba cada rincón de mi cuerpo que encontraba a su paso: mi cuello, mis senos, mi abdomen, mis vellos, mi sexo; haciendo que el tiempo dejara de existir. Me besaba, me respiraba y todo duraba una eternidad, pero una eternidad no era suficiente, ambos queríamos más. Las horas pasaron y nos recibió la mañana juntos, desnudos, amándonos. Allí en la tranquilidad de un sábado en Santurce, dos semiextraños se abrieron al amor y la confianza que ambos añoraban dar y recibir.

Posts relacionados

Diario

Católica, apostólica y lesbiana

Como buena joven católica apostólica romana, intenté suprimir e ignorar todo sentimiento romántico y/o sexual que sentí por una mujer.
Lee más >>

Diario

Anoche soñe con mi ex

Fue una noche única y deliciosa, por ende tuve un sueño mojado.
Lee más >>

Diario

Besayúname: Home-made edition

Está científicamente probado que ciertos alimentos activan el deseo sexual, así que just for fun decidí intentarlo...
Lee más >>

Diario

Vodka con parcha

En mi segundo vodka con parcha, entró a la barra este bendito humano (ya conocido)...
Lee más >>

Diario

Cama Twin

Cama Twin
Lee más >>

Diario

El verano en que me cantó en gallo

El hecho de pensar en un animal tan poco femenino como un gallo, mientras veía, por primera vez, mi ropa interior manchada con sangre...
Lee más >>

Diario

Una Soltera Feliz

Y es que estar soltera no es sinónimo de estar sola o triste...
Lee más >>

Diario

Cazando estrellas

Todo apuntaba a ser un sábado normal, hasta que recibí un mensaje que cambió el destino del día, pues al parecer las estrellas tenían otro..
Lee más >>

Diario

La Magia de la Soledad

Era un día lluvioso y mojado, pero las sopitas, el sueño y el sexo no estaban en el menú esa tarde.
Lee más >>

Diario

Espontáneo

Te preguntarás por qué he elegido hablar sobre este tema, pues la respuesta es sencilla: por que nadie lo hace.
Lee más >>

Diario

Lo mejor de tener 41

Al llegar a esta edad, subestimé lo que siempre había sobre-estimado
Lee más >>

Diario

Estándares

Una guía para conocer qué quieres y cuáles son tus límites
Lee más >>

Diario

Brindemos con y por la copa

“Te va a cambiar la vida, confía, he can go down on you with it”
Lee más >>

Diario

Las relaciones a los 30

No me considero una experta en el amor o en las relaciones, pues no soy licenciada en psicología ni nada que se le parezca, pero sí puedo decir que tengo bastante experiencia en el tema.
Lee más >>

Diario

Querida soltería

"Yo he amado y me han amado mucho; y el amor no conoce de status civil"
Lee más >>