Diario

Casualidades

Definitivamente él había sido una de las mejores casualidades (si no la mejor)

Ese momento en que recibes algo de esa persona que pasó por tu vida ya que el universo conspiró lugar y momento para que se toparan por “casualidad”. Un mensaje que decía “estaré unos días en la Isla”. Definitivamente él había sido una de las mejores casualidades (si no la mejor), de esas que llegan y lo cambian todo. Automáticamente mi cuerpo celebraba su llegada y los nervios se convertían en deseos. Fui por él al aeropuerto y al verlo sentí que mi cerebro envió un mensaje eléctrico al sur de mi ombligo provocando “alerta de tsunami”. Acto seguido, fuimos por unos tragos con sus amigos, que para sorpresa mía, ya conocían de mí, pues “casualmente” un año atrás fueron cómplices del universo para que nos pusiera en el mismo lugar.

No podia evitar mirarlo e imaginarme el momento en que estuviéramos solos para darle la bienvenida a cada parte de su cuerpo. Los besos y apretones eran cada vez más seguidos: señales de nuestros cuerpos sirviendo como indicadores del momento. El deseo acumulado por un año indicaba que era momento de hacer lo propio. Al llegar a su hotel, sin decir palabra alguna -como si nos hubiésemos programado para ese momento- se sintió esa sincronía ideal que ocurre entre dos cuerpos cuando cada cual conoce su rol a la perfección.

Yo acariciaba todo su cuerpo, sin dejar de besar cada parte de él que mis labios rozaban. Él por su lado, concentrado en la primera parte del mapa que pintaba en mi cuerpo convertido en canvas. Los dos inquietos, pero sin perder el ritmo del momento, llegamos hasta el balcón donde se apreciaba el mar desde lo alto con una luna nueva que decoraba sutilmente el cielo. La brisa era cómplice de las pieles erizadas y cada penetración suave y ligera exageraba cada sensación en mí hasta sentir la corriente del mar entre mis piernas. Gemidos de satisfacción que elevaban los sentidos, acorde con nalgadas cada vez más intensas, fueron suficiente para que llegáramos al clímax juntos: bienvenida perfecta.

En ocasiones, ni la distancia puede calmar el deseo y la atracción entre dos personas, haciendo que los cuerpos se expresen de manera incontrolable. Disfruta tu cuerpo y tu vida, siempre tomando las medidas necesarias, pero nunca dejes de pasarla bien. Cuando así lo sientas, permítete ser libre dentro de ti… déjate ser.


Posts relacionados

Diario

La leyenda de Papaya Box

Una caja que guardaba todos los placeres del mundo
Lee más >>

Diario

Guía para no ser un pendejo

Mi papá me lo dejó bien claro: “Si no logras que tenga un orgasmo, eres un pendejo.”
Lee más >>

Diario

Una cárcel llamada virginidad

Hay que ser virgen hasta llegar al matrimonio.
Lee más >>

Diario

Un buen rebound

Esto es un regalito para mi
Lee más >>

Diario

“Toca aquí mejor”

Celebrando el mes del orgasmo femenino
Lee más >>

Diario

Expedición hacia el orgasmo

"por fin logré zarpar en mi primer orgasmo".
Lee más >>

Diario

¡Bingo!

"Que quede claro que no estaba ‘jangueando’ en un hogar de envejecientes".
Lee más >>

Diario

Carta de un padre a su futuro hijx

Acá una lista de cosas que puedes practicar en tu vida para alcanzar la felicidad
Lee más >>

Diario

"Voy a cambiar"

La clásica falsa promesa
Lee más >>

Diario

"Las discotecas son para putas”

En su cabeza yo era una ridícula y no pertenecía ahí porque “no eres una de esas”.
Lee más >>

Diario

Contra la corriente

Lo que sucede cuando te empeñas de seguir en una relación tóxica.
Lee más >>

Diario

Positivo inesperado

A mis años 21 y en la cúspide de infinitas oportunidades, recibí la noticia de que iba a ser madre.
Lee más >>

Diario

Mi embarazo: baile, camping y mucho sexo

Para ser sincera nunca me había sentido con tanto apetito sexual como en mi embarazo
Lee más >>

Diario

Los panitas y el perreo se fueron al campo un día

"y pudo más el perreo, que el cariño de amigo que le tenía".
Lee más >>

Diario

Católica, apostólica y lesbiana

Como buena joven católica apostólica romana, intenté suprimir e ignorar todo sentimiento romántico y/o sexual que sentí por una mujer.
Lee más >>

Diario

Anoche soñe con mi ex

Fue una noche única y deliciosa, por ende tuve un sueño mojado.
Lee más >>

Diario

Besayúname: Home-made edition

Está científicamente probado que ciertos alimentos activan el deseo sexual, así que just for fun decidí intentarlo...
Lee más >>

Diario

Vodka con parcha

En mi segundo vodka con parcha, entró a la barra este bendito humano (ya conocido)...
Lee más >>

Diario

Cama Twin

Cama Twin
Lee más >>

Diario

El verano en que me cantó en gallo

El hecho de pensar en un animal tan poco femenino como un gallo, mientras veía, por primera vez, mi ropa interior manchada con sangre...
Lee más >>

Diario

Una Soltera Feliz

Y es que estar soltera no es sinónimo de estar sola o triste...
Lee más >>

Diario

Cazando estrellas

Todo apuntaba a ser un sábado normal, hasta que recibí un mensaje que cambió el destino del día, pues al parecer las estrellas tenían otro..
Lee más >>

Diario

La Magia de la Soledad

Era un día lluvioso y mojado, pero las sopitas, el sueño y el sexo no estaban en el menú esa tarde.
Lee más >>

Diario

Espontáneo

Te preguntarás por qué he elegido hablar sobre este tema, pues la respuesta es sencilla: por que nadie lo hace.
Lee más >>

Diario

Lo mejor de tener 41

Al llegar a esta edad, subestimé lo que siempre había sobre-estimado
Lee más >>

Diario

Estándares

Una guía para conocer qué quieres y cuáles son tus límites
Lee más >>

Diario

El Apagón

Se fue la luz y ambos captamos el mensaje
Lee más >>

Diario

Brindemos con y por la copa

“Te va a cambiar la vida, confía, he can go down on you with it”
Lee más >>

Diario

Las relaciones a los 30

No me considero una experta en el amor o en las relaciones, pues no soy licenciada en psicología ni nada que se le parezca, pero sí puedo decir que tengo bastante experiencia en el tema.
Lee más >>

Diario

Querida soltería

"Yo he amado y me han amado mucho; y el amor no conoce de status civil"
Lee más >>