Diario

Brindemos con y por la copa

“Te va a cambiar la vida, confía, he can go down on you with it”

Durante mi periodo, una amiga me vende la idea de invertir en la copa menstrual.

“Te va a cambiar la vida, confía, he can even go down on you with it”.

No se diga más. Me la compro. Primer intento en ponérmela:

La doblo en dos, no entra.

Me pongo en posición de squat, no entra.

Suelto la tensión imaginando que mi pareja me besa suavemente, no entra.

Tengo dos horas en lo que llega mi novio a la casa. Me tomo un descanso.

Intento #2: se me ocurre mojarla y ponérmela en la bañera en posición de squat.

#Success.

Doy 200 vueltas en la cama con mi queridísimo amado. Pruebo que lo que me dijo mi amiga es real y nos acostamos a dormir.

Abro los ojos. 5AM. Mi intuición me alerta que vaya al baño a quitarme la copa. Le hago caso. Entro mi dedo y no la encuentro por ninguna parte. Comienza mi ansiedad.

Le tengo pánico a que se me quede algo estancado dentro de mí. Intento controlar mi pulso tomando largas inhalaciones. Entro los dedos nuevamente y la siento completamente de lado. Qué jodienda. Intento alinearla con mi útero pero no logro agarrarla. Respiro en mi pánico. No se me ocurre pujar. Lo primero que pienso es ir a sala de emergencia. Muy complicado. Recuerdo que mi novio tiene unos dedos bastante largos.

“Baby, necesito tu ayuda”.

Me siento en el inodoro, y antes que él me toque, me desmayo. Me tira agua en la espalda, me trae algo de comer. Nos vamos al sofá. Abro las piernas como si estuviera con mi OB/GYN. Mi novio con toda la paciencia del mundo encuentra la copa.

Yo estoy a grito limpio. Me desmayo nuevamente. Mi novio sin decir una palabra, pacientemente bregando con mi histeria, navegando dentro de mí.

Luego de 20 minutos en la oficina del Dr. Cup; salió. Siento el alivio similar al de haber parido a un hijo.

Me acuesto en la cama agradecida por la confianza que la copa ha creado entre mi novio y yo.

Esta experiencia me hizo querer aprender más sobre la copa menstrual. Aprendí que estaba sacándola de la manera incorrecta. No se debe halar, sino que una vez alcances un agarre, la pinchas y ahí saldrá sin problema. Toma varios ciclos acostumbrarse a utilizarla. Pero esta historia no debería desilusionarnos ni a ti ni a mí porque lo beneficios de usarla, versus tampones o toallas sanitarias, son varios:

1. He can go down on you with it (hago énfasis en esto)

2. Son reusables

a. Gastas menos dinero

b. Ayudas al ambiente

c. Si estás de viaje, no te ocupa espacio en tu maleta y no te toma por sorpresa en un aeropuerto donde no vendan toallas sanitarias/tampones (been there, done that antes de un vuelo de 8 horas, muchas gracias)

3. Tienes una mejor idea de cuan heavy es tu flujo de sangre

Inténtalo. Lo peor que puede pasar es que adquieras una confianza inquebrantable con tu pareja.

Fuente

- Papaya Tropical

Posts relacionados

Diario

Católica, apostólica y lesbiana

Como buena joven católica apostólica romana, intenté suprimir e ignorar todo sentimiento romántico y/o sexual que sentí por una mujer.
Lee más >>

Diario

Anoche soñe con mi ex

Fue una noche única y deliciosa, por ende tuve un sueño mojado.
Lee más >>

Diario

Besayúname: Home-made edition

Está científicamente probado que ciertos alimentos activan el deseo sexual, así que just for fun decidí intentarlo...
Lee más >>

Diario

Vodka con parcha

En mi segundo vodka con parcha, entró a la barra este bendito humano (ya conocido)...
Lee más >>

Diario

Cama Twin

Cama Twin
Lee más >>

Diario

El verano en que me cantó en gallo

El hecho de pensar en un animal tan poco femenino como un gallo, mientras veía, por primera vez, mi ropa interior manchada con sangre...
Lee más >>

Diario

Una Soltera Feliz

Y es que estar soltera no es sinónimo de estar sola o triste...
Lee más >>

Diario

Cazando estrellas

Todo apuntaba a ser un sábado normal, hasta que recibí un mensaje que cambió el destino del día, pues al parecer las estrellas tenían otro..
Lee más >>

Diario

La Magia de la Soledad

Era un día lluvioso y mojado, pero las sopitas, el sueño y el sexo no estaban en el menú esa tarde.
Lee más >>

Diario

Espontáneo

Te preguntarás por qué he elegido hablar sobre este tema, pues la respuesta es sencilla: por que nadie lo hace.
Lee más >>

Diario

Lo mejor de tener 41

Al llegar a esta edad, subestimé lo que siempre había sobre-estimado
Lee más >>

Diario

Estándares

Una guía para conocer qué quieres y cuáles son tus límites
Lee más >>

Diario

El Apagón

Se fue la luz y ambos captamos el mensaje
Lee más >>

Diario

Las relaciones a los 30

No me considero una experta en el amor o en las relaciones, pues no soy licenciada en psicología ni nada que se le parezca, pero sí puedo decir que tengo bastante experiencia en el tema.
Lee más >>

Diario

Querida soltería

"Yo he amado y me han amado mucho; y el amor no conoce de status civil"
Lee más >>